28 de octubre de 2006

Sabiduría Popular



Visité la semana pasada el taller de frenos y terminada la revisión se acercó el empleado que siempre me atiende y dijo: “regáleme una tarjetica de las suyas”, en ese momento decidí sacar el porta-tarjetas, pero, con curiosidad le pregunte: “¿y eso?”. Entonces, se acercó y en voz baja dijo: “es que como usted siempre me busca necesito tener su teléfono, pues, me voy a independizar. Se que va a ser un poco duro, pero mi mujer me apoya y nos vamos a ajustar la correa un tiempito mientras empezamos a ganar”. “qué bien”, exclamé, le entregué la tarjeta y sacó de la caja de herramientas una bolsa negra que contenía un tarjetero al que casi no le cabía una más, y sonriendo dijo: “es que con esto tengo lo más importante para empezar, los clientes, pues, las máquinas las tengo, el local también, y hasta el personal, pero imagínese abrir y sentarse a esperar que alguien llegue, y yo con la mina de oro en frente de mis ojos todos los días”.

Ese día salí haciendo miles de reflexiones y concluí que la sabiduría popular es más poderosa que hacer un MBA en la universidad más prestigiosa del mundo y de igual manera que, definitivamente, este mundo está lleno de gente con visión de negocios por todas partes. Por eso quiero compartir mis reflexiones, además de compartir la entrada de Mercadeo al día a la virtualidad, con el blog: http://mercadeoaldia.blogspot.com/, ahí puede consignar su opinión sobre el artículo. Y a los estudiantes de las universidad que leen la columna ya tienen la opción de interactuar en ese sitio de Internet. Pero, después de la publicidad, vamos al grano.

· Iniciar un negocio no solo requiere de un local, inventarios y tecnología sino que entre otras cosas necesita de las actitud para iniciar. Esa actitud es la que les falta a muchos para decidirse a empezar por su cuenta ¿Será que dudan de la capacidad que tenemos los seres humanos cuando nos decidimos a hacer alguna cosa?

· ¿Por qué si soy cliente de ese establecimiento y en repetidas ocasiones lo visito, nadie, excepto ese trabajador, sabe mi nombre, ni dónde trabajo o cuándo fue la última vez que visité el negocio, y eso que en repetidas ocasiones el dueño ha conversado conmigo?

· Dónde están las bases de datos que profesan libros, conferencias y hasta las clases de mercadeo y que todo empresario conoce, pero que ninguno estructura apropiadamente, como para sacarle el provecho a la información de los clientes.

· Por qué juzgar a ese empleado como deshonesto si lo único que está haciendo es cumplir con la función que el dueño o el jefe de patio no atreven a hacer.

· Cuántos hombres o mujeres frenan el desarrollo de una idea que pueda tener la pareja por el temor de enfrentar el reto de empezar de nuevo. ¿Será que lo único que les interesa en la estabilidad y por eso no se atreven?

· Cuántas veces un negocio se acaba porque los clientes prefieren a uno u otro empleado, pues, tiene no solo el conocimiento sino la vocación de servir a los demás.

· Cuántos negocios se acaban porque se vuelven grandes y el dueño ahora permanece detrás de cuatro paredes sin enterarse de lo que sucede con los clientes, y, curiosamente, cuando era pequeño siempre hablaba con los visitantes, les daba una opinión o una sugerencia y a la gente le gustaba tratar con el dueño. Ahora lo tienen que hacer con el administrador, el jefe de patio, el supervisor o cualquier otra persona que lo único que le falta es el sentido común que el dueño tiene. Además, para tomar una decisión tiene que dejar al cliente mientras consulta con el propietario.

· Y por último, por qué tiene uno que esperar a leer en un periódico lo que puede hacer para tomar una decisión e independizarse.

Denuncia de la semana. Escribe un lector que por esta época los almacenes, en el afán de recuperar el dinero estancando en el inventario, se ingenian mil y una promociones con descuentos atractivos, y cuando el cliente selecciona un artículo el vendedor dice “qué pena, pero eso no es de la promoción”, entonces ¿será que les falta mejorar la información para no engañar al comprador?

5 comentarios:

  1. Que buen post

    Constanza Quintero

    ResponderEliminar
  2. Así surgen los grandes empresarios y así se empieza a construir la fidelidad en el cliente, que bueno saber que existe gente que piense de esa forma y que se atreva a hacer cosas que marquen la diferencia.

    Felicitaciones por el Blog.

    Diego Niño

    ResponderEliminar
  3. hola profe bueno primero que todo me parese muy bueno que ya tenga un lugar en el ciber espacio en el cual podamos dejar nuestras inquietudes y opiniones, bueno primero que todo el comentario del articulo, pues si,eso suele pasar mucho en muchas empresas grandes como pequeñas, aunque creo que en una empresa grande es un poco màs perjudicial, hoy tuve una pequeña experiencia y me acordè de usted y su articulo, hoy fui a ola de la av 0 a preguntar por un daño que tenia el celular de mi jefe que en si no era gran cosa, pero me dio por preguntar por algun aparato ya que pienso remplazar el que tengo,y le dije a la señorita que cuales tenian a disponsicion para la venta, y la señorita solo se limitò a decirme que los que estaban en exhibicion, la verdad eso hasta yo misma lo hubiera hecho sin necesidad de preguntar, y para rematar me dice: el màs econòmico es de $ 80.000 la verdad no estaba preguntando todavia por los precios por que ni sabia que aparato me interesaba, me parese d e muy mal gusto como uno va algun lugar y lo clasifican por las joyas o la ropa que lleve, yo tenia toda la intenciòn de averiguar el precio para màs adelante comprarme el celular pero ahora no se si lo haga con esta empresa, me parese que ahora las personas se fijan mucho en la apariencia de las demàs personas para darle un mejor servicio a alguien, y pues como dicen "las apariencias engañan"....
    esto lo escribo con el fin de que màs adelante se pueda saber de alguna forma y estas personas mejoren su forma de atender a sus clientes.

    ResponderEliminar
  4. Ana.... gracias por su aporte, espero tener en cuenta su cometario. y tiene toda la razon, la gente tiende a juzgar basado en la percepcion que se generan con las personas.

    chao
    juan carlos

    ResponderEliminar
  5. MUY BUENO TU ARTICULO, SOBRE TODO CUANDO DICES QUE EL NEGOCIO SE VUELVE GRANDE Y EL DUEÑO NI SE VE. ES LA MISMA CURIOSIDAD QUE UNO SIENTE CUANDO LEE ESTOS ARTICULOS.... DEBERIAS COLOR UNA FOTO QUE TE IDENTIFIQUE PARA SABER QUIEN ESTA DETRAS DE ESAS LETRAS.

    ResponderEliminar

Bienvenido... Escriba su opinión, inquietud o sugerencia en el siguiente espacio. Haga click en el icono que considere conveniente para autenticar su comentario o si lo desea permanezca anonimo haciendo click en el espacio correspondiente. Gracias.