23 de diciembre de 2006

El top de los deseos

Hoy es el día en el que desde el estudiante de último semestre de pre grado en mercadeo hasta el más alto ejecutivo de mercadeo hacen peticiones al Todopoderoso para que se les cumplan los deseos que en común quieren que se hagan realidad cuando de trabajar en mercadeo se trata. La mayoría son sueños difíciles de cumplirse en el corto plazo, pero sencillos cuando la mano de Dios los acompaña.

Por eso, Mercadeo al Día ha recopilado en un listado algunos de los sueños posibles de ejecutar no solo en esta época navideña sino para el próximo año.

1. Cuándo será la hora que las empresas que utilizan el sistema tradicional de comercialización se apropian de la fortaleza del sistema multinivel para mantener una constante inversión en capacitación, para lograr que las ventas se incrementen como consecuencia del conocimiento del producto o servicio y que el personal adquiera mayor grado de compromiso con la empresa en la que trabaja.

2. Qué pasaría si las empresas encabezadas por directivos de antaño que lideraron la compañía en épocas de prosperidad y de poca competencia cambiaran su concepción sobre la publicidad y la vieran como la herramienta clave para los negocios en esta era de la hipercomunicación de las marcas, pues, marca que no esté presente en el espectro del consumidor, definitivamente no existe.

3. Qué pasará cuándo la gente comprenda la importancia que tiene poner una cara agradable y ofrecer un saludo acompañado de una sonrisa a las personas que visitan una oficina, un mostrador, un almacén y, en fin, cualquier lugar donde pueda estar un comprador para que ese comprador sea tentado a regresar de nuevo.

4. Por qué hay que esperar a que la competencia haga de las suyas, hasta llegar al punto de desaparecer y cerrar el negocio, dejando sin empleo a más de una persona y frenando el desarrollo del país, cuando se tienen todas las oportunidades en la mano, pero se comete el error de empezar a temerle a la competencia en vez de temerle a la incompetencia.

5. Ojalá las bases de datos se conviertan en la fuente de dinero para negocios de todo tamaño y dejen de ser sencillamente, el elemento en el que se registran la fecha de nacimiento y la dirección, como para determinar en qué estrato están los clientes, pero curiosamente no se hace nada ni con la fecha de nacimiento ni con la dirección, más allá de entregar el producto.

6. Que esta época los ejecutivos reflexionen sobre su asistencia a las conferencias que se ofrecen en la ciudad y dejen de calificarlas como buenas o malas antes de asistir, pues, cuando el ponente es un representante de la ciudad parece que no pudiera tener el nivel de uno de otra región. Esto se parece en algo a la falta de sentido de pertenencia; sin embargo, la mayoría de los negocios que han llegado y llegarán necesitan de personas locales que saben cuál es el comportamiento del consumidor de la ciudad.

7. Que las fuerzas de ventas de todo tipo de productos o servicios entiendan que hoy no venden nada, la gente les compra, lo que la marca logra despertar en la mente, en el bolsillo, en la apariencia, en la comodidad o cualquier otro aspecto que logre satisfacer una de estas u otras necesidades.

Mercadeo al día les desea a los lectores habituales y a los que no los son una Feliz Navidad acompañada de solidaridad con los menos favorecidos, pero, sobre todo, con un ferviente deseo de que el progreso y la abundancia nos permitan disfrutar con salud y amor de la vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenido... Escriba su opinión, inquietud o sugerencia en el siguiente espacio. Haga click en el icono que considere conveniente para autenticar su comentario o si lo desea permanezca anonimo haciendo click en el espacio correspondiente. Gracias.