30 de abril de 2010

Saber escuchar

En el libro de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, Covey, planeta como quinto hábito “Buscar comprender primero y después ser comprendido, es la esencia del respeto a los demás”. Teniendo en cuenta ese planteamiento es importante analizar que muchos de los problemas que puede tener un ejecutivo hoy se basan en que existe una gran deficiencia en los procesos de formación, pues, la mayoría de la vida pasamos años aprendiendo a leer y escribir, aprendiendo a hablar, pero nadie nos enseña a escuchar. Son relativamente pocas las personas que han tenido algún adiestramiento para escuchar. Es por eso, que los problemas organizacionales pueden tener la solución enfrente pero por no saber escuchar a los clientes internos o externos no se solucionan con rapidez. Entonces, todos los ejecutivos deberíamos dedicar gran parte de nuestro tiempo a observar a las personas y adicionarle a esa metodología sesiones de preguntas con extensas jornadas de escuchar sin interrumpir y sin creer que siempre se tiene la razón. Estoy convencido que si hacemos eso el habito anterior “ganar, ganar” nos permitirá alcanzar un el beneficio mutuo y una mentalidad de abundancia material y espiritual.

Con esta breve introducción comparto con los lectores un ejemplo muy sencillo y real de saber escuchar. Además, es un llamado de atención para aprender a poner mucha atención a lo que dicen las personas que pueden llevar a la cúspide una marca o destruirla en segundos. Se trata de una persona que creó un blog para protestar porque la bolsa de la sopa de letras no tiene la U, W y menos el símbolo de @, además, solicitaba una visita a la planta de producción. Ante esta situación la directora de comunicaciones respondió.

Hola, Abel, soy Silvia. Como te prometimos, tenemos ya los moldes de la U y la W que echabas de menos. También hemos incorporado la Ñ y la @ para ponernos al día y dar gusto a los apellidos Muñoz y Núñez, entre otros. Respecto al momento justo en que puedas adquirir paquetes con dichas letras, dependerá mucho de la rotación de esta pasta de sopa en cada cliente. No dudes, no obstante, de que no tendrás que esperar hasta entonces para pasar otra entretenida tarde de domingo: Te haremos llegar un par de paquetes para que escribas a tus amigos, con todas las letras. Respecto a la visita a Fábrica, no hay ninguna de adultos prevista para antes de febrero. Tenemos a un par de grupos de universitarios y uno de jubilados en el 1er trimestre. Nos pondremos en contacto después de Navidad para ver si puedes –y quieres- coincidir con ellos. De todos modos, te avisamos de que, por política de confidencialidad, está prohibido llevar cámaras de fotos o vídeo, así que no podrás colgar imágenes en tu blog de nuestras instalaciones. Nos hablamos entonces, a no ser que se te haya ocurrido otra genialidad para ocupar tus tiempos muertos, que me afecte. Un cordial saludo.

A lo que el Bloger respondió: Sorpresa. Vaya, no he podido esperar a que Pastas Gallo me mandase los prometidos paquetes de sopa para poder comprobar por mí mismo que realmente ya convivían las letras prófugas con sus compañeras de abecedario, así que esta tarde me he pasado por el super más cercano y he adquirido un paquete. Mi sorpresa ha sido no el comprobar que realmente ya están la U, la W, la Ñ y el símbolo de @, sino que se han adelantado de nuevo y han añadido la Ç, tan solicitada por los catalanoparlantes. Otro tanto que se anotan los señores de Pastas Gallo. Larga vida a Pastas Gallo !!!. Con estos Post sobran las palabras. ¿Y usted todavía sufriendo de miopía y sordera aguda?.

Abusivos

Todos los días los consumidores son atropellados por empresas públicas y privadas que solo persiguen el beneficio económico, esto sucede quizás para sostener las ganancias exponenciales que cada año muestran en los libros de contabilidad o quizás para sostener la burocracia y las comisiones provenientes del “CVY” que cada día se populariza en nuestro medio o porque no tenemos el suficiente carácter o los mecanismos para poder defender los derechos del consumidor. Escasamente, Ariel Armel hace lo que puede y las ligas de consumidores que se han fortalecido pueden hacer más pero los colombianos no nos quejamos, somos apáticos y preferimos que nos atropellen a manifestar la inconformidad con una organización solamente nos limitamos a lamentarnos y con seguridad volvemos al mismo lugar a que nos den más de lo mismo.

Muchos son los abusos a los que a diario sin distingo de clase social, edad, genero o profesión son sometidos miles de colombianos, por ejemplo: en esta época en la que uno que otro “payaso” se disputa la presidencia de nuestra “Locombia” no se ven propuestas claras para que la gente pueda hacerse los tratamientos con los medicamentos, que, son los más caros de Latinoamérica. ¿Por qué sale más caro pagar el bono o la dichosa cuota moderadora que los medicamentos que le van a entregar con la formula? Y eso sin tener en cuenta que muchos de esos pacientes están haciendo filas interminables o esperando un milagro para ser atendidos, además, sumando el valor del pasaje y lo que toma le sale más caro el servicio de salud que ir a un médico particular. ¿Por qué las instituciones de salud ponen a los médicos a correr para que atiendan la mayor cantidad de pacientes y eviten mandar exámenes y tratamientos? Pues, porque dejarían de ganar dinero. Y ante ese panorama, los candidatos solo se dan golpes de pecho o critican al actual gobierno. Falta ver si cuando estén en ese cargo las cosas cambian para beneficio de todos los que usamos el servicio de salud o siguen igual cuando se den cuenta que la salud es un buen negocio.

Otro abuso lo cometen a diario los bancos que son las empresas que más ganancias tienen año tras año, si quiere comprobarlo escriba en google “ganancias de los bancos” y encontrará 57.500 temas relacionados en los que no existe la palabra quiebra, descenso o disminución solo hay notas como la publicada en La Opinión el 12 de abril de 2010 que titula “El sector financiero colombiano tuvo utilidades por $ 1,1 billones en los primeros 60 días de 2010” pero cómo no van a tener utilidades si ahora ya ni los extractos los envían en papel ahorrándose la papelería y el servicio de correo urbano y usted sigue pagando lo mismo de cuota de manejo, o ¿acaso le han reducido los intereses por ser buena paga? No se le haga raro que si usted no mueve la cuenta se la cancelen sin tomarse la molestia de al menos llamarlo a ver qué le paso tal como lo hace el banco (me lo reservo y, solamente, por la amistad con el gerente): Este comentario podría tener los matices de un cliente resentido pero vaya y haga un reclamo, o quéjese, o trate de que el banco reconozca que se equivoco y me cuenta cómo le fue en el grupo de Facebook de Mercadeo al día o escriba un comentario al final de este artículo.

Más abusos los puede encontrar en el transporte público en el que la gente viaja como reses, en medio de la inseguridad, expuestos a los atracos y los abusos de uno que otro que conduce y trata a la gente con la educación que tiene, esa educación que es proporcional a la cantidad de botones que tiene apuntados en la camisa. Las programadoras abusan de los televidentes cambiándole el horario de las series y resaltando la miseria intelectual de una sociedad a la que se le vende la idea que para ganar dinero no importar ser puta, narcotraficante o sicario pues, los medios no importan, lo que importa es el fin. Al menos, me queda la tranquilidad de que por ahora la novela del canal trece tv de Argentina “malparida” no ha llegado a nuestros hogares.

El futursapiens

Inicio este viernes la colección Planeta Eco, una obra de La Opinión que abordará la temática del medio ambiente para que los lectores aprendan desde cómo hacer un buen proceso de reciclaje hasta contarles cuáles pueden ser las opciones de energía alternativa para el planeta. Al revisar el proyecto me llamo la atención cómo el ser humano en su afán de evolucionar puede llegar a causar grandes problemas a los ecosistemas terminando con la flora y la fauna y otras especies de la naturaleza, inclusive el mismo ser humano.

Seguramente, como lo vaticinan muchos estudios en la medida que aumente el calentamiento global habrá más gente con problemas de piel, el cambio climático causará inviernos más fuertes y sequias irresistibles y dentro de todo ese proceso aparecerá una nueva raza de seres humanos que habitarán el planeta con características muy distintas a los de los actuales habitantes de la tierra. La radiación solar afectara el cuero cabelludo generando una clase de seres que sufrirían de alopecia y las ventas de pelucas, tratamientos e implantes serán una buena oportunidad de negocio. Otros tendrán problemas cervicales pues ya es común ver gente inclinando la cabeza para escribir en su teléfono móvil un mensaje de texto o utilizando su pin para escribirle a un amigo, entonces aparecerán los masajes y cuellos ortopédicos para prevenir esta dolencia. También habrá oportunidad de negocio para los que hacen dispositivos para la sordera pues debido al auge de la música portable los jóvenes que se la pasan con los audífonos todo el día escuchando música perderán gradualmente su capacidad de escuchar y requerirán de dispositivos para mejorar el sentido del oído. Y uno que ya es habitual encontrar en las oficinas está conformado por las personas que sufren del túnel carpiano y ya usan medicamentos y férulas entre otros para soportar esta dolencia.

Entonces, cada problema encontrará solución y se convertirá en un mercado de alto crecimiento, tal es el caso de los gimnasios. Recuerdo que cada inicio de año siempre conozco a alguien que me cuenta que entre sus propósitos para el nuevo año esta bajar de peso y con mucha disciplina los encuentro caminando todos los días, pasadas unas semanas, uno que otro día lo veo y al mes cuando va corriendo no es para hacer ejercicio, es, porque le cogió el tarde para llegar al trabajo. Ante ese panorama, que curiosamente caracteriza a los colombianos, es decir, queremos hacer muchas cosas pero no las logramos porque nos falta disciplina. Por ejemplo, si el médico le formula un tratamiento para el dolor de estomago usted con seguridad las primeras dosis las toma rigurosamente en la hora indicada pero cuando se le quita el dolor desiste de la formulación porque ya se siente bien, luego cuando presente la misma patología y le receten el mismo tratamiento ya no le servirá pues usted con su falta de constancia hizo que el cuento se volviera inmune al medicamento y le mandarán una dosis más fuerte la próxima vez.

La nueva estirpe de terrícolas estará conformada por sílfides y adonis moldeados en un gimnasio o con múltiples intervenciones que les permitirán moldear sus figuras y hasta serán irreconocibles. Podrán subir, bajar, quitar, poner, aumentar, reducir y hasta estirar las veces que quieran. Dentro de esa baraja de opciones llegará el momento en el que las pruebas que se han realizado en laboratorios de todo el mundo se vendan al público y usted pueda configurar a los hijos tal como lo hace con una computadora o con su vehículo. Otros cambios de este futursapiens se verán reflejados en el maquillaje, los accesorios y hasta el vestuario que deberá tener múltiples bolsillos para poder llevar el mp3, iphone, laptop, gps, teléfonos móviles y los recipientes para una capsula de proteínas y carbohidratos entre otros. No me imagino la capsula de sancocho o la de mute o una de las típicas “solteritas” sinceramente, somos los únicos responsables de lo que le suceda al planeta por eso coleccione cada viernes una entrega de Planeta Eco y haga algo antes de que sea demasiado tarde.

12 de abril de 2010

Muertos en vida

Por años la cátedra universitaria ha sido una de las actividades profesionales que más me gusta y que con el tiempo me ha dado grandes satisfacciones personales. Puedo contar innumerables casos de jóvenes estudiantes que son gerentes de bancos, trabajan en cargos directivos de grandes compañías nacionales e internacionales, se desempeñan en el sector público con honestidad y eficiencia y algunos lograron convertir una idea en realidad y hoy son empresarios. Ante este panorama lo más importante es que son reconocidos por su calidad profesional independientemente de la universidad y de los profesores que los formaron. Estoy convencido que lo que motiva y la mejor paga para un docente es saber que muchos quizás ya lograron cumplir la premisa de que “el alumno debe superar al maestro” y con satisfacción los he escuchado haciendo una ponencia en un congreso, expresando sus opiniones en una entrevista o leyendo sobre los logros alcanzados en la empresa que dirigen, es más, ganando mucho más dinero y posición social que cualquiera de los que han sido sus profesores. Y los felicito, por su empuje, capacidad de enfrentar los problemas y adaptarse a los cambios, pero, sobre todo, por la pasión que le ponen a lo que hacen por eso han llegado donde están.

Pero, ¿qué le estará pasando a la juventud? Una juventud llena de energía, más saludable, con más recursos disponibles de información, con más libertad para tomar decisiones, con mejores metodologías de aprendizaje, con opciones económicas para lograr una meta profesional, es más, tienen hasta el apoyo del estado para desarrollar proyectos emprendedores. Pero, da tristeza verlos sentados en una salón “muertos en vida”, sin ganas de opinar, cuestionar o participar solo motivados por una nota que es el resultado de repetir y repetir un tema hasta que lo memorizan para que pasados un días no se acuerdan de nada y digan “eso no lo hemos visto”.

¿Quién es el responsable de esa actitud que le da tristeza hasta el que da clase por ganarse lo de una hora? ¿Serán los profesores que no los motivamos? ¿Serán los padres de familia que en su afán de ser mejores que sus progenitores los sobreprotegen y consienten como si aún fueran bebes? ¿Serán las universidades que a pesar de que muchas buscan nuevas metodologías de enseñanza no logran sintonizarse con ellos? ¿Será el gobierno que busca más profesionales y prefiere la cantidad que la calidad? o ¿Será la sociedad que impone como requisito tener una profesión independientemente si la persona estudio lo que le gustaba?

¿Por qué son más los perezosos, apáticos e irresponsables que los creativos, recursivos y apasionados que no tragan entero y con argumentos cuestionan y exigen más de los docentes? ¿Por qué la mayoría estudia para un parcial y al otro día no tienen ni idea de lo que respondió? ¿Por qué teniendo la cantidad de recursos para hacer una investigación se limitan a digitar en el sitio del rincón del vago.com o en san google el tema del trabajo y si no aparece la respuesta desisten en el primer intento? ¿Por qué evitan participar en clase perdiendo la oportunidad de equivocarse y hasta de aprender a dominar el miedo escénico? ¿Por qué los trabajos los entregan llenos de errores ortográficos y hasta los pegan tal como los copiaron de internet sin tomarse la molestia ni de cambiarles la fuente?

Puede haber múltiples respuestas, pero, la vida real, aquella donde no califican con una nota sino renovando un contrato, esa es la que los juzgará. Aquella donde no valen las influencias de los padres para abogar por un hijo. Esa en la que no hay profesores que dan oportunidades sino jefes que humillan, gritan y ofenden, jefes que no entienden razones, ni dan oportunidades y solo dicen “estas despedido”. Una vida real en la que hay que asumir las obligaciones financieras y pagarlas a tiempo para no dañar la hoja de vida en las centrales de riesgo. Esa, es la que les hará entender que si se quejaban de lo duro que les hablaban los profesores y padres de familia, eso no es nada, comparado con lo que les espera. Entonces, usted de qué lado está ¿en el de los muertos en vida o en el lado de los que van a dirigir el mundo?.

3 de abril de 2010

Alto en el camino

Termina la semana santa y quedan innumerables mensajes que al ser transliterados al ámbito empresarial dejan enseñanzas para reflexionar.

En toda organización desde la familia hasta el ámbito corporativo ha de existir un “judas” pues, siempre habrá quien se venda por unas monedas. Con seguridad habrá observado que no todos los contratos los gana quien de mejor precio o garantice la mejor calidad sino el que más monedas ofrece a quien toma la decisión y gente que decide basada en cuántas monedas ha de recibir. También, existen los trabajadores “judas” que hacen parte de la compañía, pagan la casa, el carro o la educación de los hijos con el sueldo que reciben por su trabajo y se la pasan hablando mal de la empresa y cuestionan cualquier acción que se tome dando a entender que nunca están satisfechos con nada. Podrían tener ciertos rasgos de personalidad con “Pedro” que niega la responsabilidad de sus actos.

Existen los “Pilatos” que cuando las cosas salen mal se lavan las manos echándole la culpa al equipo de trabajo tratándolos de ineptos e irresponsables, esos personajes que nos son de fiar abundan en el ámbito corporativo humillando a la gente que se equivoca como si no tuvieran ninguna responsabilidad en el desempeño de los colaboradores, pero, cuando las cosas salen bien son los primeros en sacar pecho y vanagloriarse de los resultados haciéndose los superdotados.

Otro personaje es el que no cree en las decisiones que se toman y siempre está a la defensiva cuestionando las decisiones y desconfiando de los proyectos que se van a emprender pero que cambian de opinión cuando ven que las cosas mejoran. Estos personajes conocidos como “Tomas” con su energía negativa pueden derrumbar las expectativas que se tengan solo con dudar que los resultados se puedan lograr.

Y en medio de todos estos personajes esta “Jesús” que con su liderazgo inspirador logro mover a los incrédulos y pecadores hacia una fe basada en la humildad y el amor a los demás. ¿Qué pensaría Jesús si visitará algunas empresas y encontrará que esa realidad del pasado se vive en el presente? Y al hacer esa visita descubriera ladrones que se roban el presupuesto y el tiempo de la organización, seres que presumen de sus cargos humillando a los demás y su grandeza la representan con títulos que bien podrían envolverles los pies, trabajadores irrespetuosos de los visitantes que con arrogancia los someten a sus caprichos olvidando la misión de servir a los demás. A lo mejor volvería a morir por todos nosotros para recordarnos que la grandeza del hombre está representada por la capacidad de perdonar nuestros errores y de amar a nuestros hermanos como a nosotros mismos. Si desea hacer algún comentario escriba al correo mercadeo@laopinion.com.co o visite el blog mercadeoaldia.blogspot.com.