26 de junio de 2010

El líder brilla

La opinión generalizada es que hay líderes que nacen con capacidades innatas y hay otros que se van formando en su desarrollo profesional. Las habilidades innatas favorecen el desarrollo del líder, pero a veces resulta más determinante la formación que uno va adquiriendo y la experiencia que va acumulando. Hay técnicas de liderazgo, de toma de decisiones, de conducción de equipos, de motivación, de comunicación, etc. que el líder tiene que conocer y dominar. Hay que señalar la importancia de asistir a seminarios sobre liderazgo, así como la lectura de libros sobre la materia.

También es de gran utilidad conseguir un feed-back del grupo para ver qué se está haciendo bien y donde hay que mejorar. El ir asumiendo responsabilidades, tomando decisiones, solucionando problemas, haciendo frente a situaciones difíciles, permitirá ir forjando a un auténtico líder. Por este motivo, no es bueno "supe proteger" a las personas en su desarrollo humano y profesional. Es importante que desde pequeño vayan conociendo el valor del esfuerzo, que se vayan enfrentando a ciertas "dificultades", en definitiva, que aprendan a desenvolverse por la vida.

Hay que favorecer que los empleados vayan asumiendo competencias y que se vayan acostumbrando a enfrentarse a problemas. Se trata de irlos preparando para que en un futuro sean capaces de tomar las riendas de la organización. La preparación y la experiencia son aspectos que hay que cuidar en la formación de toda persona y es conveniente empezar a hacerlo desde su juventud para ir desarrollando sus capacidades de liderazgo.

Otro aspecto esencial para poder ejercer un buen liderazgo es conocer en profundidad el terreno en el que uno se mueve. El líder de una empresa puede jugar un papel secundario en un club de tenis (por ejemplo) del que sea socio si sus conocimientos de este deporte, de cómo funciona su entorno, etc., es limitado. No obstante, el líder no tiene porque ser un especialista en la materia, pero si tendrá que tener una formación sólida e integral, que le permita tener ideas muy claras y un conocimiento global de la actividad que desarrolla (sea ésta empresarial, deportiva, cultural, etc.) de ahí la importancia de la lectura y las relaciones sociales, pues, practicarlas obligan a mantenerse actualizado.

El liderazgo se basa en un reconocimiento espontáneo por parte del resto del equipo, lo que exigirá dar la talla, estar a la altura de las circunstancias. Si el grupo detecta en él carencias significativas terminará por rechazarlo. Los subordinados entienden que el líder no tiene por qué conocer hasta el último detalle de cada asunto (para eso están los expertos), pero sí esperan de él un conocimiento suficientemente sólido. Pero, ante esta realidad los líderes también deben aprender a enfrentan a situaciones adversas y siempre podrá aplicarse la fabula de la serpiente y la luciérnaga en la que cuenta la historia que una serpiente perseguía a una luciérnaga que huía de la feroz depredadora hasta que cansada decidió parar y le decidió enfrentar a la serpiente con tres preguntas “¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?”. “No”, contestó la serpiente. - “¿Yo te hice algún mal?”. “No”, volvió a responder la serpiente. “Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?” “¡Porque no soporto verte brillar!”.

1 comentario:

  1. Un lider soporta ver brillar a sus subalternos.
    pero cuando en un "lider" brilla por su ausencia la humanidad es complejo.
    Los seres humanos tenemos una capacidad hasta temible de ocultar debilidades infundiendo temor. Es más cuando vemos y sentimos pasos de gigante en personas que muy probablemente puedan tomar las riendas de nuestro negocio simplemente se activan las alarmas que dicen "peligro " "peligro" alguien con una vision más amplia y con mente abierta te respira en la nuca.
    Esto genera desequilibrio en cualquier equipo de trabajo, por que nunca se permite que se eleve el nivel de quienes son tan capaces como ellos.
    Alguien comento un dia, que lo mejor es que nunca lo vean llegar a uno, por que cuando es asi, no hay competencia, te dejan fluir y organizarte en tu trabajo, todo esto con el fin de prepararse a dar ese salto cuantico. ESte se da cuando nos hemos formado, hemos leido, hemos participado en tantas actividades como sea posible para fortalecer ese lider nato.
    Cuando uno se percata de ese nivel de compromiso interno, el verdadero lider aparece, por que se desarrollo en un ambiente en el que la exigencia es primordial para eso, sacarse punta y estar bien afilado es necesario para dar inicio al lider que muy seguramente empezará a brillar. Dependerá de otros factores internos el hecho de no repetir y romper ahi ese circulo vicioso de envidias, intrigas que muy probablemente se tuvo que encontrar en el camino para hacerse un lider., no uno bueno, ni maravilloso, sin adjetivos (ya que no hay ninguna medida para ello)....simplemente lider.

    maryorie

    ResponderEliminar

Bienvenido... Escriba su opinión, inquietud o sugerencia en el siguiente espacio. Haga click en el icono que considere conveniente para autenticar su comentario o si lo desea permanezca anonimo haciendo click en el espacio correspondiente. Gracias.