30 de mayo de 2011

La generación Y

Peter Drucker argumentaba que planificar el futuro de una organización es como conducir en la noche por una vía sin luces y con el panorámico sucio, solamente, mirando el espejo retrovisor. Esta analogía hace referencia a que los procesos de planificación se basan en el camino que se ha recorrido que es afectado por innumerables factores incontrolables y sobre el análisis de ese trayecto se determinan proyecciones y posibles cursos de acción.

Una de las herramientas más valoradas por la gente de mercadeo es la cantidad de información con la que se cuente para fortalecer el pensamiento objetivo que se basa en cifras provenientes de estudios y minimizando el riesgo del ensayo error que ocasiona pérdidas cuantiosas de tiempo y dinero para la compañía. Esa información también se puede obtener mediante entrevistas personales con los grupos de interés y mediante la aplicación se sesiones de grupo, estas dos herramientas, generan información cualitativa que mejore el proceso de toma de decisiones.

Con esa cantidad de información se pueden análisis del comportamiento del mercado. Por ejemplo: Para que los negocios a futuro tengan una base sólida de clientes deberán aprender a estudiar el comportamiento de la Generación Y (nacidos entre 1982 y 1995) caracterizados por un alto interés en lo digital y, ya algunas empresas, empiezan a utilizar herramientas como la aplicación de espejos interactivos en los probadores de ropa, la utilización de pantallas táctiles para control de precios, publicidad en caja, la creación de sitios sociales donde los consumidores pueden interactuar entre sí, y el envío de descuentos personalizados a través de teléfonos celulares. Para estos jóvenes prevalece la forma como se relacionan con los canales de compra sin la necesidad de utilizar dinero físico sino tarjetas, pines, o claves que les puedan dar accesibilidad a una información instantánea sobre la disponibilidad del producto y el precio.

Recuerde que ante este panorama la creatividad juega un factor fundamental porque garantiza: Uno. La satisfacción de la demanda al combinar la tecnología y la infraestructura. Dos. La satisfacción de las necesidades de los clientes y la superación de sus expectativas permitiéndole la personalización de los productos y servicios. Y tres. El cumplimiento de los parámetros de rentabilidad del negocio ajustado a un contexto de avances tecnológicos y cambios en las expectativas de los clientes.

Sin embargo, no todo puede ser desarrollo apoyado en máquinas o programas, también, el recurso humano seguirá siendo la clave de los negocios en el futuro porque los avances de la tecnología no desplazarán la atención acompañada de una sonrisa. Existen estudios que demuestran que las ventas aumentan un 9% cuando los clientes son atendidos por empleados que poseen un alto grado de conocimiento del producto y demuestran fuertes habilidades interpersonales. En este sentido, las empresas deberán capacitar y reclutar empleados que representen los mismos intereses que los clientes y que posean capacidades para poner los recursos tecnológicos al servicio de los consumidores y sus necesidades.

23 de mayo de 2011

¿Cuál es su contrato?

Durante años las empresas han buscado ejecutar tareas que los hagan más productivos y realizan inversiones en máquinas, equipos, tecnología e instalaciones que les permita liderar el mercado y ser más rentables. Pero, últimamente, se han empezado a interesar en la satisfacción de los clientes para lograr su tan anhelada preferencia y favor de compra. A pesar de ese interés convertido en una tendencia mundial aún existen organizaciones que se dedican a medir desde cuántos minutos permanece el trabajador sentado o en pie, si se levantó o no, cuánto vendió y cuánto ahorro enfocándose sólo en medir elementos que puedan garantizar las utilidades del negocio. Además, para aportar a este jurásico esquema los procesos de selección aún toman como factor fundamental para contratar un candidato el conocimiento sobre la tarea pretendiendo que contribuya a incrementar la productividad.

El interrogante que surge de este proceso que aún se sigue utilizando es ¿de qué sirve contratar ingenieros, abogados, administradores, contadores, médicos o cualquier otro profesional si no son “personas”? Es como si la especialidad hiciera que ese profesional se alejara de la realidad y tomara la genética de nuestra clase política que le encanta andar en una camioneta para estar 20 centímetros por encima de los demás. ¿No se supone que entre más títulos, abolengos y hasta dinero tenga la gente debería ser más persona? Por eso, no es raro que en algunos cargos existan personajes que aprovechan su posición para humillar, explotar y hasta hacer comentarios malintencionados.

Sin embargo, no todo puede ser malo y algunas empresas evolucionaron y superaron la edad de piedra para crecer a la par del mercado. Casualmente, conocí una empresa donde ese contrato solo se firman después de un exhaustivo y objetivo proceso de selección de “personas” con sueños, aspiraciones, metas, pero sobre todo, con el deseo de progresar y seguir creciendo, independientemente, de su profesión o especialidad y luego de legalizar la formalidad laboral se inicia un contrato sicológico en el que el trabajador transpira la pasión por su trabajo y la empresa trasmitiendo esa energía a todo el que visita sus instalaciones.

La pregunta es ¿y usted que contrato tiene? ¿Uno que lo hace ser una herramienta de trabajo al servicio de los intereses de una corporación o un evangelizador de la marca de su compañía en la sociedad? ¿Uno que simplemente cumple con un horario o uno que en medio de su pasión por progresar olvida hasta el horario? ¿Uno que hace lo que le toca o uno que aporta ideas a un equipo que carece de protagonistas? Estos son algunos cuestionamientos de ese contrato que usted firmó hace años y que quizás por comodidad usted ya está decidido a resignarse y finalizar su vida laboral.

Para finalizar quizás el responsable de ese contrato no sea la empresa sino su manera de pensar y para eso Mercadeo al día le deja esta reflexión: Había una vez un rey que compró dos halcones para que un cuidador los entrenara. Pero, uno de ellos se posó en una rama y de ahí nunca se movió. El otro aprendió a volar y a cazar. El rey propuso a la comunidad que la persona que hiciera volar al halcón que se quedó en la rama ganaría un premio. Muchos se presentaron pero ninguno lo logró, solo un campesino. El rey asombrado lo llamó y le preguntó qué magia había utilizado y el aldeano respondió “lo único que hice fue cortar la rama y el ave extendió sus alas para volar”. Por eso, lo invito a pensar si cuenta con un contrato sociológico y si lo tiene es porque usted vibra cada vez que entra a ese lugar y sino es porque usted ya se resignó y preferirá por años quedarse en la rama. Si desea hacer un comentario a este artículo por favor haga click en el icono "comentarios". Gracias

14 de mayo de 2011

El consumidor del futuro



Tal como ha venido sucediendo la clase media en mercados emergentes ha venido creciendo y los consumidores buscarán alimentos sanos y de producción local, según un informe de la firma Deloitte, que es una de las llamadas cuatro grandes auditoras (Big Four auditors en inglés), junto con Price Waterhouse Coopers, Ernst & Young, y KPMG. Según el estudio el “Consumidor de 2020”. Tendrá menor capacidad productiva en algunos mercados y se gestarán nuevas oportunidades para ofrecer servicios y productos en esos segmentos.

El estudio denominado “Consumidor 2020: leyendo las señales”, analiza cómo cambiarán los consumidores y sus demandas en los próximos diez años y a partir de datos económicos y demográficos anticipando cuáles serán sus necesidades, valores y requerimientos frente a las góndolas.

De acuerdo con el análisis, se acrecentará un sentimiento de crisis en torno a la disponibilidad de los alimentos por los cambios demográficos y el crecimiento de la clase media, en particular en mercados emergentes, que aportará 800 millones de nuevos consumidores en los próximos 10 años. Estos compradores del futuro, que lidiarán con precios de alimentos más elevados, buscarán productos locales y saludables y valorarán la producción sustentable.

En ese contexto, se reestructurará la oferta de las grandes empresas de consumo, que deberán desarrollar nuevos productos y servicios para adaptarse a los estilos de vida, preferencias y definiciones de valor de los mercados.

Otros factores que seguirán reformulando las mentes de los consumidores serán las nuevas herramientas de comunicación como las redes sociales. Según Deloitte, los compradores tendrán más poder, demandarán más información, estarán atentos a cambios y escándalos y aguardarán recompensas. En el actual contexto de fraudes y escándalos valorarán conceptos como la confianza, aunque a la vez su lealtad hacia las marcas será más volátil.

La convergencia de los cambios demográficos, económicos y tecnológicos hará que los próximos diez años sean turbulentos, inciertos y complejos; cambiarán las temáticas de las cuales hablarán los consumidores, cómo las hablarán y cómo las empresas se comunicarán con sus clientes.
Por eso, si usted quiere que su empresa sea competitiva debe mantenerse atento a los cambios del entorno para que se adapte a los cambios de un consumidor que cada día va a estar más y mejor informado y por ese motivo será más exigente a la hora de comprar.

12 de mayo de 2011

Viaje eficientemente





La productividad de los ejecutivos no solo se basa en el conocimiento de teorías, estrategias o metodologías para ser más eficientes en la gestión sino en temas que faciliten la vida, ayuden a ahorrar tiempo y dinero, y como consecuencia terminen mejorando la calidad de vida. Uno de esos temas que facilitan la vida es cómo prepararse para un viaje de negocios, pues, los inadecuados preparativos generan pérdidas poco redituables en el corto plazo. Hoy, los ejecutivos de Mercadeo al día tendrán la oportunidad de tener una serie de recomendaciones para hacer más eficientes los trayectos aéreos.

Prepare una lista de chequeo que contemple no solo papelería, tarjetas de presentación, facturas, sellos y demás elementos de trabajo, sino los cargadores de los equipos electrónicos y las presentaciones en varios formatos en caso de que no se puedan abrir, además, de mantener copias de seguridad en su correo electrónico o utilice el Cloud computing para mejorar la eficiencia y evitar transportar pesados equipos portátiles.

Prepare la reserva de su vuelo con anticipación eso le ayudará a ahorrar dinero y a seleccionar el horario de salida que más le convenga. Si es posible viaje en el último vuelo que va con menos pasajeros y puede utilizar lo que queda del resto de la noche para verificar detalles de última hora y puede iniciar el día sin las molestias de los viajes en avión.

Al llegar al debe haber realizado el Check In o la tarjeta de embarque electrónica con anticipación, recuerde que lo puede hacer entre 48 y 2 horas antes del vuelo. Eso le evitará hacer largas filas ya que por lo general siempre se viaja con equipaje de mano que puede ir en los maleteros de la cabina.

Para hacer más ágil el paso por la zona de seguridad prefiera utilizar en el vestuario correas de broche que son más practicas que las de hebilla, zapatos tipo mocasín, es decir, sin cordones y si lleva monedas trate de previamente cambiarlas o darlas en propina y en caso de que no se pueda deshacer de ellas métalas entre una tarjeta de presentación para que no pierda tiempo recogiéndolas en las canastas que salen de los rayos X.

Trate de verificar el estado del tiempo de la ciudad que visitará para preparar el vestuario de manera apropiada, indague sobre estilos de vestir y hasta del temperamento de la persona con la que va a negociar eso le ayudara por un lado a ir presentado de acuerdo a las costumbres de la región y a preparar un dialogo más asertivo con el cliente respectivamente.

Mantenga en su maleta los medicamentos que habitualmente usa para dolores de cabeza, estomago, entre otros, porque el nombre comercial de los medicamentos cambia y así como su presentación. Esto le facilitará calmar patologías momentáneamente. Recuerde que estos síntomas se pueden presentar por motivos como cambio de clima, altura, alimentación y estrés, pero, si los síntomas persisten luego del viaje es necesario hacer una consulta médica.

Si el vuelo se retrasa trate de permanecer de pie el mayor tiempo posible eso le evitará trombosis venosas o embolia pulmonar, que se denomina síndrome de la clase turista que se presenta por los reducidos espacios entre sillas de los aviones y generan la formación de coágulos en extremidades inferiores que podrían pasar posteriormente al pulmón.