28 de octubre de 2012

¿Grandeza?

No todo lo que enriquece al ser humano es formulado a través de unas teorías como las que en muchas ocasiones se discuten en este espacio de reflexión empresarial para los ejecutivos de diferentes profesiones. Hay otras formas como la espiritualidad, las relaciones, el desarrollo de hábitos saludables, entre otros. Todas estas formas conllevan a lograr personas de éxito que tendrán como prioridad servir a los demás a través de la utilización de los talentos de su especialidad.

Sin embargo, la carencia de servir era mencionada por Tom Peters en su visita a Colombia, “parece que a la academia solo le interesara formar robots, profesionales muy bien fundamentados preparados para enfrentar la toma de decisiones y agiles de pensamiento, pero que carecen de la más mínima muestra de humildad, respeto, capacidad de escucha y sobre todo de la disposición de servir”. Por eso, las personas que denominamos “engreídas, soberbias, arrogantes, jactanciosas, orgullosas, altaneras” no podemos esperar que estén atentas a servir a no ser que de por medio exista algún tipo de interés. Este fenómeno cultural está presente en todo tipo de organizaciones y atenta, especialmente, contra uno de los activos más valiosos de una empresa: Los clientes.

Esa grandeza se evidencia en esta corta fábula: Un científico descubrió una manera de copiar cualquier cosa sin que las personas pudiesen distinguir entre la copia y el original. Un día se enteró que lo andaba buscando el ángel de la muerte y decidió hacer una docena de copias, al llegar el ángel no tenía forma de saber cuál de los trece ejemplares era el científico y decidió regresar al cielo. Ese ángel que conocía la naturaleza humana regresó tiempo después y dijo “el científico que hizo estas reproducciones de si mismo es un genio, sin embargo, la obra tiene un único defecto y en ese momento el científico pegó un salto y gritó: “¡Imposible! ¿Cuál defecto?”; “Justamente aquí” replicó el ángel mientras se lo llevaba consigo.

Muchas veces para descubrir lo dañino del ego solamente hace falta decirle una palabra de adulación o critica para entender que carecen de humildad. Ese valor también se pierde cuando: esas personas serviciales, que sonreían cuando estaban en un nivel jerárquico bajo empiezan a subir, parece que olvidaran de dónde vienen y los ascensos se le subieran a la cabeza, otros casos son los de personas que fruto de sus relaciones ocupan posiciones privilegiadas más por suerte que por méritos, a otros, los títulos terminan encegueciéndolos y no aceptan que pueden haber personas más talentosas. Inclusive, si llegan a ocupar posiciones privilegiadas como todos los seres humanos se equivocan, pero ese no es el verdadero problema, la cuestión es que reconozcan que se equivocaron y olvidan, al igual que los anteriores casos, que con el tiempo la vida les pasará la factura. 

Le invitó a reflexionar que antes que doctor, ingeniero, arquitecto o abogado usted tiene un nombre, que el cargo no lo hace ser más que los demás porque el que le da la altura al cargo es usted y que la grandeza de un ser humano está en servirle a los demás y esa es la principal misión de las empresas en el mundo. Recuerde que para tratar con personas hay que ser persona.

21 de octubre de 2012

Tendencias

Recientemente el CEO de WPP, el grupo de publicidad y mercadeo más grande del mundo con sedes en Londres y New York que ha logrado que en la clasificación de la publicación Fortune Global cerca de 300 empresas de las 500 publicadas hagan parte del listado de clientes y que en Colombia como grupo incluye agencias como JWT, Rep Grey, Ogilvy y Young & Rubicam, se manifestó sobre las que serían las tendencias globales de mayor impacto para agencias de publicidad y anunciantes.

Sir Martin Sorrell cree que las claves para enfrentar esas tendencias está en analizar la saturación del mercado y el aprovechamiento de las marcas, el equilibrio entre la investigación, la práctica profesional y la comunicación interna logrando que la gente una esfuerzos, tal como lo ha hecho en el grupo que formula acciones que van desde la gestión de la inversión en medios, información y asesoramiento, relaciones y actividades públicas, creación de marcas e identidad, marketing directo, promocional entre otras. Esas tendencias son:

1. La movida global hacia el este y el sur. Alemania, Polonia y Rusia en Europa oriental convierten a esta ultima en una potencia económica siempre y cuando el petróleo este por encima de los US$100 y en el sur. De igual manera Brasil será un escenario importante al ser el anfitrión del mundial 2014 y de los juegos olímpicos 2016.

2. Las desintermediación. Internet continuará creando nuevos modelos de negocios que cada día conquista más consumidores.

3. Disminuye la capacidad del capital humano. Cada día la población se hace más vieja y aunque hay países con mayoría de adolecentes será muy difícil encontrar incentivos para motivar al talento humano.

4. El aumento del poder del retail. Wal-Mart, Tesco, Carrefour siguen haciendo frente al ambiente competitivo y habrá una mayor inclinación a las marcas blancas.

5. CEO enfocado en la comunicación. Los desarrollos tecnológicos se convierten en una herramienta para que la directiva mantenga una fuerte comunicación interna que le permita que la gente viva la marca con la visión y la estrategia de la compañía.

6. Eliminación de estructuras regionales. El management regional será intermediado y la tecnología acelerará esta tendencia.

7. El surgimiento de las finanzas. Sorrell predice que las compañías van a mantener una postura financiera cauta siendo este rol más importante que el de mercadeo.

8. El gran gobierno se quedara. Con la avalancha de crisis financieras el papel del gobierno será de mayor control y regulación.

9. La sustentabilidad. Será el corazón de la estrategia de negocios.

10. Relación con los clientes. En el campo de la publicidad y el mercadeo las agencias se consolidarán por la presión remuneradora.

No podemos desconocer que los cambios globales impactarán los modelos locales, por eso Mercadeo al día le invita a pensar “Glocalmente”, es decir, tomando los cambios del entorno global para asimilarlos y actuar localmente. Si desea hacer algún comentario por favor haga clic en la palabra "comentarios" y si lo prefiere hágalo de manera anónima. Gracias.

13 de octubre de 2012

Espiritual

En el mundo esotérico se considera al espíritu como el quinto elemento, y el aire, el fuego, el agua y la tierra son elementos mundanos. El espíritu representa lo intangible y cada uno de los seres humanos tiene su particularidad. Por eso, en el espíritu es la chispa de la vida o la chispa suprema que no da la vida sino el “alma”, “la esencia” y nos diferencia de lo inerte, y por eso somos únicos e irrepetibles, tal como se explicaba en las clases de filosofía como el demiurgo que es el espíritu nos lleva a ser constructores o artífices de nuestras obras. Esta breve introducción que pareciera estar en el lugar equivocado de las lecturas de varias escuelas de negocios de nuestro país, no ha caído en el mundo del esoterismo y tampoco pretende hacer postulados sobre el tema. Sencillamente, es una breve reflexión de que así como los seres humanos tienen su espíritu y son reconocidos por sus obras, ahora se plantea una nueva forma de mercadeo que se centra en el espíritu de las marcas.

Si quiere evidenciarlo, pregúntese ¿Qué será del reconocido punto de encuentro ubicado en Chía al que asiste la elite de la sociedad sin su dueño? Igualmente, sucede con innumerables negocios en todo el mundo como Apple, que ahora tiene un valor superior sin la presencia de su dueño, pero sí, del espíritu que impregnó en cada una de las creaciones de la marca de la manzana. Y casos como este son innumerables, el espíritu de Henry Ford aún sigue vigente en muchas de las ensambladoras de autos del mundo, o en Nike que es el fruto del espíritu de Phil Knighy y Bill Bowerman que inventaron la marca de zapatos deportivos de mayor reconocimiento tomando el nombre de la diosa griega de la victoria, Niké y que se convirtió en el espíritu deportivo de los quipos de las universidades en Norte América.

Hoy, el tema del espíritu esta tratado por personalidades como el Dr. Deepak Chopra el destacado líder que promueve la plenitud con un equilibrio emocional, social, mental, físico y espiritual, hasta llevarlo al nivel del mercadeo dándonos a entender que las marcas también tienen un espíritu que se construye con sus acciones y que genera reconocimiento, lealtad y pasión entre los consumidores. ¿Pero, cómo impregnarle el espíritu a una marca?. Pueden existir infinidad de respuestas y una de las bases para poderle imprimir esa sensación espiritual es entender que una marca no es solamente un logo captado visualmente se debe ir más allá y tener tres elementos claves. El primero es: una oferta que genere una experiencia única e irrepetible y que debe estar apoyada en la calidad de los productos o servicios. El segundo: Una alta dosis de comunicación de la identidad de la marca que muestre por qué el cliente debe elegirlo, y el tercero, sin dejar de ser igual de importante a los dos anteriores, es un “contrato” emocional y racional de la marca con los diferentes públicos de interés para acercar los atributos que promueve a la generación de la satisfacción del cliente.

Si logra combinar esos tres elementos encontrará por todas partes clientes misioneros, personas que están tan enamoradas de su marca que no se atreven a cambiar por otra y que harán todo lo posible por ganar adeptos al espíritu que promueven.

8 de octubre de 2012

¿Compromiso?

Apatía, desinterés, desgana, indolencia, pereza, indiferencia, inestabilidad, ociosidad, haraganería, flojera, poltronería, molicie, holgazanería, descuido, demoras, negligencia, dejadez, incuria, tardanza, zángano, lento, pesado, remolón, todas estas palabras que usan algunos gerentes, jefes, líderes, supervisores, entre otros, para calificar a los integrantes de los equipos de trabajo, lógicamente, ninguno de ellos es juzgado con tanta severidad. Y curiosamente, en conjunto también emiten calificativos para tratar al cliente de mane similar: “cansón”, “se queja mucho”, “viene por el mismo reclamo”, “llama todos los días”, “quiere que le abran cuando ya cerramos”, y por ese se desata a diario una batalla campal entre clientes y empleados, pues, ninguno de los dos se siente satisfecho. Por eso, es necesario conocer las motivaciones de los dos clientes; el interno y el externo, pero, si la empresa se esfuerza en entender lo que motiva a los empleados así como lo hace con los clientes podrá generar un mejor ambiente, minimizando la rotación de personal y por consiguiente, una mayor satisfacción de los clientes.

Una herramienta valiosa para conocer el compromiso de la gente en las empresas está basada en el estudio de la firma global Towers Perrin, líder en servicios profesionales para una gestión eficiente de las personas, los riesgos y las finanzas y que cuenta con más de 14.000 empleados en el mundo para desarrollar programas de previsión social, compensación y gestión del talento humano. El estudio Managing the workforce for competitive adventage o Gestión de la fuerza laboral para obtener ventajas competitivas y saber qué se necesita para atraer, retener y comprometer a los empleados de hoy, plantea unas preguntas racionales y emocionales que le permitirán medir el compromiso de los trabajadores. Sería muy interesante que su equipo de talento humano replicara este ejercicio y sacaran conclusiones. Las primeras cinco son emocionales y las siguientes racionales.

¿A usted realmente le importa el futuro de la empresa?
¿Se siente orgulloso de decir en qué empresa trabaja?
¿Su trabajo le da la sensación de logro?
¿Recomendaría la empresa como un buen lugar para trabajar a un amigo?
¿La organización lo inspira a realizar mejor su trabajo?
¿Entiende como se relaciona su rol con las metas de la organización?
¿Tiene la disposición a contribuir al éxito de la empresa?
¿Esta personalmente motivado a ayudar al éxito de la compañía?
¿Entiende cómo la unidad para la que usted trabaja contribuye al éxito de la organización?

Seguramente descubrirá, tal como ha sucedido en muchas empresas en el mundo, que las respuestas tiene bajos porcentajes, que la gente no está comprometida, y que quizás la frase “con el mejor talento humanos” que esta en casi todas las misiones organizacionales tenga que ser revaluada. Le invito a que las estrategias para incrementar la fidelidad y la satisfacción de los clientes también se hagan con el personal así logrará más caras felices y amables, gente más responsable de sus acciones y comprometidas con la satisfacción del cliente. Con estos planteamientos valido mi pensamiento de que el capital más importante de una compañía es el talento de la gente y los clientes de la empresa.

1 de octubre de 2012

Repensando el futuro

Por esta época las organizaciones empiezan a preparar la planificación del arsenal de acciones que utilizarán para enfrentar el nuevo año, la mayoría recurre a las matrices y unas lo hacen a través del tradicional análisis del amiente interno y externo para diseñar estrategias, otros recurren al legado de Igor Ansoff y analizan los mercados y los productos, algunos más prácticos analizan el ciclo de vida de cada producto y lo comparan con el planteamiento del Grupo Consultor de Boston, también, hay quienes aprovechan a Michael Porter y revisan las cinco fuerzas que plantea para mejorar la competitividad, y están los que recurren a analizar su cartera de negocios con la matriz de General Electric herramienta de principios de los 90 y que en la actualidad se le conoce con el nombre de una de las firmas de consultoría más importantes del mundo, Mckinsey.

Sin embargo, independientemente de la metodología que utilice para realizar el proceso de planificación hay ciertas preguntas que debería hacerse, primero, para poder definir unos objetivos realistas, ambiciosos y alcanzables y unas estrategias que le permitan enfocar los esfuerzos en la búsqueda del logro formulado. Tenga en cuenta que esta tarea debe ser de construcción colectiva, preferiblemente con la participación del CEO´s, quienes son los que saben en realidad cuál es el rumbo que quieren darle a la organización. Algunos de esos cuestionamientos son:

No pregunte cuánto se vendió, pues, sobre ese dato ya no se puede hacer nada, qué tal que le cambie el enfoque y quiera saber mejor: ¿Cuánto estamos dejando de vender? Y ¿Por qué motivo? Ahí empezará a ver oportunidades de mejoramiento.

No se queje de lo que se ha hecho, mejor pregúntese ¿Qué haría diferente si hoy volviera a empezar para no cometer el mismo error con un proyecto, estrategia o proceso?

Deje de darse golpes de pecho con las acciones que han realizado los competidores y le han mermado su participación, reaccione y analice si el tamaño de su organización lo hace lento o si hace falta más presencia de su marca con los clientes.

El entorno le puede dar muchas oportunidades, pero por estar con el día a día, dejamos de ver las posibles opciones para mejorar, indague con sus aliados o colegas comerciales que buenas prácticas están desarrollando y adáptelas al estilo y recursos de su organización, vera los resultados.

El capital más importante de una empresa ya no son las sillas, ni las edificaciones son los trabajadores. ¿Será que están bien remunerados frente a las condiciones del mercado y de empresas similares a la suya, los está capacitando y cuentan con las herramientas apropiadas para su trabajo? Recuerde que el alto costo que genera la rotación de personal.

Y por último, salga al campo y averigüe ¿Qué piensan los clientes de su empresa? Y se dará cuenta que lo que usted cree esta a kilómetros de distancia de la realidad del mercado.