9 de agosto de 2014

El nuevo pensúm


Alguna vez ha sentido la distancia estratosférica que existe entre usted y algunos profesionales? Hay unos a los que hay que dirigirse anteponiéndoles su título profesional, pues de lo contrario, se sienten ofendidos. Esas ínfulas de grandeza me causan curiosidad cuando visito el condominio "El descaso eterno" y observo las lápidas de cada parcela con los nombres de sus residentes sin ninguna designación profesional. Hay otros, que su crueldad llega al extremo de minimizar las calidades y sueños de sus colaboradores, y hasta cuestionan sus comportamientos, como si ellos fueran los paladines de la justicia que tienen la verdad suprema. Un ejemplo reciente es una honorable senadora de Paraguay que trinó: "Si se dirigen a mí les pido que lo hagan llamándome doctora o senadora, recuerden, soy una autoridad electa por el pueblo".

¿A quién se le podría atribuir la responsabilidad de este infame comportamiento? Quizás sea una combinación de la formación recibida en la familia y en la academia, o tal vez, a factores sociales que incitan a tener ese tipo de conductas. Sin embargo, los claustros universitarios tienen mucha responsabilidad teniendo en cuenta que sobre ellos recae la tarea de formar al estudiante en matemáticas, economía, leyes y estrategia, entre otras, pero en ninguna enseñan cómo dar un buen trato humano o la disposición a servir a los demás. Por eso, para lograr una transformación cultural se requiere hacer ajustes a los programas de formación que con seguridad, en el futuro, entregarán profesionales más humanos que se interesen por el cuidado del cliente y los colaboradores.

Ese pénsum tendría asignaturas como: "Actitud de servir", que se impartiría en todas las carreras. Razones para incluirla son varias, pero la base la tiene Harvard, que demostró que el 88 % del éxito de una persona radica en su actitud frente a la vida. Sin embargo, en un estudio que realizaron durante 40 años comprobaron que a pesar de haber tenido los mismos profesores y programas académicos solo el 7 % de esos egresados ha logrado triunfar. Esa "actitud de servir" debe basarse en la connotación de la palabra servicio que es "ser útil". Por ejemplo: Todo profesional de la salud debería para graduarse pasar por la fundación "Dr. MejoRÍA" que lleva la terapia de la risa a niños que padecen enfermedades como el cáncer, y de manera voluntaria, han llegado a cortarse el cabello para sintonizarse con sus pacientes. Ahí es donde lograrían tener la sensibilidad que a muchos les hace falta, y eso es verdaderamente disposición a servir.

Otra asignatura sería "Administración de emociones". Está demostrado que el 95 % de nuestras decisiones son emocionales, y de eso, muy poco sabemos. Así lo evidencia jocosamente la filósofa creada por Quino que con una curita en la mano se preguntaba ¿Y cómo se hace para pegarse esto en el alma? Imagínese temas como: optimismo, resiliencia y proactividad, que permitan saber reaccionar positivamente ante las circunstancias de la vida. Por ejemplo: La clase de optimismo sería impartida por un líder de venta multinivel que tiene que mantener el entusiasmo de su fuerza de ventas, pues a diario presentan el negocio a 10 personas y 9,5 le dicen que no, y el 0,5 restante queda en la indecisión de aceptar.

Si lográramos adicionar estas asignaturas, la calidad del servicio, desde el más alto nivel hasta el cargo de menor jerarquía, estarían volcados a descubrir cómo ser útiles al cliente y ahí es donde empieza el buen servicio.


18 comentarios:

  1. Escriba su comentario haciendo clic en "Comentarios". y si desea permanecer incógnito marque al final la palabra "Anónimo". Gracias.

    ResponderEliminar
  2. excelente, a veces le damos mas importancia al título como ese fundara el respeto hacia los demás y no el ser humano y sobre todo esa disposición de servicio que tenemos frente a los demás...........

    ResponderEliminar
  3. yo conozco muchas de esas personas , siempre miran a los demas a su alrededor por encima del hombro, y al final terminan saliendo por la puerta de atrás...

    ResponderEliminar
  4. La verdad que muchos ejecutivos se ofenden si no se refieren a ellos como "doctor". Soy un convencido que esa connotación genera una "brecha social" enorme entre el susodicho "doctor" y aquellos quienes tienen que llamarlos así.

    La Academia a nivel profesional se han enfocado a la formación académica y científica. Inculca y "embuta" conocimiento por doquier pero la parte humanística queda en el limbo. Materias como "Ética Profesional" son consideradas de relleno, y como tal vez mencionas en este artículo, la interiorización no se logra vía teórica sino por el contrario de forma práctica y vivencial.

    Un gran rato que la Academia, pero más aún, que el ser humano como individuo, vuelque su mirada al humanismo desde su perspectiva profesional.

    ResponderEliminar
  5. Comparto el comentario donde la practica es la que forma, pues, solo cuando experimentamos esa amarga situación de enfrentarnos a un profesional con sindrome de doctorismo es donde evaluamos nuestras debilidades y nos permite sensibilizarnos. A veces ni los principios, ni la formación academica son causales de estos comportamientos, el mismo ámbito social nos lleva a subir esta brecha, pero tristemente es la misma sociedad la que nos baja cuando uno menos espera.

    ResponderEliminar
  6. es muy importante resaltar que antes que profesionales somos seres humanos y que todas las personas merecen el mismo respeto sin importar su condición económicamente o cultural.
    en la universidad debería haber una asignatura que se llamara comportamiento social que les enseñe a los estudiantes que lo mas importante son las personas y que al final son la razón de ser de todas las profesiones, los valores, principios y el deseo de servir a los demás son las cualidades que deben sobresalir en un profesional. svc

    ResponderEliminar
  7. Buenas Tardes .

    yo considero que la universidad es como un templo donde vamos a reforzar nuestros conocimientos . Así que debería existir una asignatura .
    llamada el "arte de una buena sonrisa" es una materia donde un profesional nos enseñara como podemos llegar a una entrevista al trabajo como controlar nuestros malos días por medio de sonrisa .
    Marcela P.

    ResponderEliminar
  8. Buenos días
    Me gustaría proponerle como tema para su próxima publicación que nos hablara acerca del arte de la persuasión ya que esta es una técnicas fundamental en la comunicación y muy útil a la hora de vender o atender el público en general, existen muchas personas que tienen una gran presentación a la hora de vendernos algo, un producto o un servicio y que pueden dejar asombrados a muchos pero que al final no concretan al cliente. Llamamos buen persuasor a alguien cuando se empiezan a ver los resultados y hay esta la diferencia entre una gran presentación y un buen persuasor.
    Fayber camilo Ríos

    ResponderEliminar
  9. Milena Celis

    Otra asignatura que se deberia dictar en las universidades es la AUTOCRITICA, debido a que algunas personas dejan de tener los pies en la tierra y se les olvida de que somos seres humanos los cuales cometemos erroes.

    ResponderEliminar
  10. esto nos enseña que a pesar de lo profesionales que seamos o del dinero que tengamos. todas las personas somos iguales y debemos darles el mismo trato. y hay que saber controlar nuestros impulsos y emociones

    ResponderEliminar
  11. Buenas Tardes.

    Me gustaria que en las aulas de clase se dictara esas asignaturas que propones en el articulo, pero ademas seria importante una asignatura como "desapegarse de las personas y de las cosas", debido a que todos los apegos son dañinos, los cuales nos pueden llevar a tomar decisiones equivocadas e incluso renunciemos de grandes oportunidades que se nos presenten.

    Karen Rangel

    ResponderEliminar
  12. Muy Buenas Tardes,

    Estimado Juan Carlos,

    Desde mi punto de vista, una de las mejores asignaturas que podríamos tener en nuestro pensum académico seria "Responsabilidad de Acciones", a través de la cual aprenderíamos a tomar mayor consciencia acerca de las acciones positivas o negativas en el entorno empresarial, y como medir el impacto que tiene en terceras personas, en pocas palabras hacernos responsables de las buenas o malas de decisiones que se tomen y como hacer para no accionar de la manera incorrecta.

    Atentamente: Jessica Bayona Rosas
    Administración de Empresas 6AN

    ResponderEliminar
  13. no se puede entender la actitud de algunos profesionales que creen que por que estudiaron mas pueden tratar a los demás a su antojo pasando por encima de ellos y causando un daño psicológico, ya que todas las personas son completamente iguales y nadie vale mas que nadie.
    al contrario ya que por haber recibido mas estudio debería dar ejemplo y portare como un modelo a seguir.

    Ruben Armando Leal
    administración de empresas 6AN

    ResponderEliminar
  14. Opino que no solo debemos ser excelentes profesionales también debemos ser mejores personas en nuestro interior... una de las cosas principales de cada uno es saber cómo poder llegar a la paz tanto desde nuestras casas hasta en nuestro salón de clase, en el trabajo etc... Hay muchas circunstancias que se escapan de nuestras manos, que no hacen sentir impotentes y angustiados eso lo vivimos a diario en muchas personas entonces hay episodios de nuestras vida que depende de nuestro actuar, para aceptar nuestros problemas yo pienso que debería haber una clase en la universidad llamada "CAMINO HACIA LA PAZ O SUPERACIÓN PERSONAL" (A.P.C.L)

    ResponderEliminar
  15. BUENOS DÍAS, MUY INTERESANTE EL TEMA PUES EN EL DÍA A DÍA NOS ENCONTRAMOS CON PROFESIONALES QUE TIENDEN A TRATAR DE ESTA MANERA A LOS DEMÁS CON MENOR ESTUDIO O PUESTO DE TRABAJO.
    CREO QUE SERIA UNAS MATERIAS MUY ÚTILES; PERO BIEN A FONDO ESTO TAMBIÉN SE ENTIENDE QUE CADA PROFESIONAL VIENE DE UN HOGAR, Y TODAS AQUELLAS ACTITUDES U/O COMPORTAMIENTOS SE APRENDEN DEL HOGAR Y SU ENTORNO ENTONCES ES AHÍ DONDE DEBEMOS FIJARNOS SI ES QUE ELLOS SON ASÍ POR NATURALEZA O SE HACEN CON LA SOCIEDAD.
    MUCHAS GRACIAS (M.D.L.)

    ResponderEliminar
  16. En mi opinión, una materia que debería orientarse en la academia como complemento a la formación profesional sería la "capacidad de desprendimiento", una persona que se aferra a los bienes materiales,y que así mismo no se despoja de atributos innecesarios, rara vez logrará servir a otro con verdadera disposición. En el mundo de los negocios, se debe estar dispuesto a servir, convertir esta palabra en una filosofía personal, pues el objeto de todo empresario es la satisfacción de sus clientes.

    Liesel Acevedo
    Universidad Simón Bolívar
    Administración de Empresas
    9AN

    ResponderEliminar
  17. Yo pienso que el servicio a los demás es algo con lo cual nacemos y no todos cuentan con ese don, se puede aprender pero hay personas que no dudan en ayudar a un desconocido si obtener algo a cambio y son ese tipo de personas que las empresas deberían reclutar porque le dan un valor agregado a la organización es por eso que un tema importante a tratar es como debemos reconocer a este tipo de personas.
    Paola Andrea Omaña

    ResponderEliminar
  18. Buenas noches

    Un buen tema que enriquece, al respecto comparto el anterior comentario, el servicio no se hace, nace, pues conozco directivos de servicio al cliente de empresas multinacionales, estos dan solución a los PQR, pero no van mas allá de la verdadera esencia de servir, sensibilizarse ante cualquier situación, problema. Sonreír, disposición, actitud es de verdaderos seres humanos que nacieron con ese don, y mas que sus títulos, su grandeza esta en su misión con sentido de pertenencia propia y el de los demás.

    ResponderEliminar

Bienvenido... Escriba su opinión, inquietud o sugerencia en el siguiente espacio. Haga click en el icono que considere conveniente para autenticar su comentario o si lo desea permanezca anonimo haciendo click en el espacio correspondiente. Gracias.